Ay dolor… ya me volviste a dar!

Ya comenzamos otra semana y nos quedan 9 para la semana del maratón.

La semana pasada y lo va que va de esta ha sido de gran satisfacción a nivel laboral, pero hablando de entrenamientos, pues si ha sido bastante difícil.

Aproximadamente unos 3 meses atrás me caí tratando de pararme de manos sin apoyo y pues no fue muy buena idea! Lo logre, pude pararme de manos sin apoyarme en la pared, pero mi cuerpo comenzó a desequilibrarse y mis piernas, como si estuviesen molestas, jalo cada una para donde quiso y termine cayendo por completo sobre la pierna izquierda, doblando mi rodilla hacia afuera, oh dolor!!! Estaba sola en mi casa y pues si fue bastante difícil pararme la verdad, me quede ahí un buen rato en el piso tratando de recuperar mi dignidad y pensando “a ver Patricia! quien fregados te trae haciendo esto?” el dolor estuvo presente por unos días, pero después por arte de magia, se fue, por lo cual no preste atención, ni creí necesaria una revisión (como si fuese experta la mujer!). Cuando fue el velorio de mi hermano, me pase la mayor parte del tiempo parada, o en incada, y fue a partir de ese día que comenzó la molestia.

El domingo pasado comenzamos a intercalar distancias largas con distancias cortas para evitar el sobre entrenamiento, mi calendario decía 16, pero solo llegue a 14, la rodilla comenzó a doler mucho, y no solo no pude correr la distancia indicada, si no que la recorrí a un tiempo no muy grato para mí, iba demasiado lento! Pero bueno, la recuperación de mi rodilla es más importante.

La semana pasada tuve la visita de mis sobrinas que viven en Houston y pues ya sabrán…más que feliz de verlas! Y el domingo tristemente se fueron. Nos tocó ir a dejarlas a McAllen para de ahí ellas irse en su propio auto. Por este paseo fugaz no pude asistir al recorrido de 26 kms que tocaban, pero no me preocupe mucho, mi pensamiento era hacerlos el lunes, y pues la intención estaba, solo que la rodilla no ayudo, el dolor regreso y solo pude hacer 10 kms, nuevamente, a un tiempo muy lento para mí.

He tratado de ir a consulta, pero el doctor no ha podido. Fui el sábado a que me sobaran, y ayudo un poco, solo que no lo suficiente. Espero recuperarme pronto, desistir del maratón no está en mi mente!

 

Gracias por leerme!

 

Anuncios

El show debe continuar

Cuando decidí que quería tener un blog, lo hice con la intención de ver reflejado mi esfuerzo en mis entrenamientos rumbo al maratón. La expectativa? registrar mis kilómetros cada miércoles, la realidad?, nadie tiene el control de sus diario vivir!  He pasado por momentos que me han imposibilitado el ir a entrenar, e inclusive llegaron a quitarme las ganas de correr el marathon.

El pasado miércoles 13 mi hermano mayor, decidió, así sin más ni más, quitarse la vida. Decidió que a sus 34 años, ya era suficiente, y simplemente no sintió ya, la necesidad de vivir, no vio más necesidad de ver crecer a sus dos hijos, los cuales están en la plena adolescencia. Antes de este suceso, me mude de casa y entre ropa tirada y muebles fuera de lugar, me era difícil asistir a entrenar, no solo por el tiempo, si no por el cansancio. Mi hermano ayudo a esa mudanza, y estaba bien, no entiendo que paso.

Esta publicación no es para mí entrenamiento, es para desahogar mi sentimiento ante tan grande perdida, jamás imagine pasar por esto, jamás paso por mi mente que algún día lloraría la muerte de uno de mis hermanos, al menos no a tan corta edad, y menos de esa manera. La verdad es que tenemos la idea de que moriremos de viejos, que nosotros enterraremos a nuestros padres, no ellos a nosotros. Que nosotros sufriremos por su partida, no ellos por la nuestra.

Mi hermano se fue y dejo muchos recuerdos, como todos claro está, pero fue una persona especial, de esas que siempre dan de que hablar, fue de esos que siempre están en boca de todos, de los que están en cada cuenca del rosario de una madre preocupada. Si, fue una persona algo egoísta, se fue sin pensar en mi madre, sin pensar en mis sobrinos, en nosotros sus hermanos, sin pensar en mi padre! Pero no puedo juzgar, tal vez no encontró otro remedio a las circunstancias de la vida, la cual en repetidas ocasiones lo golpeo muy fuerte.

 

Hoy sé que ya no hay dolor, estoy segura que donde está, tiene lo que aquí no encontró. Es triste, es doloroso, es frustrante también, al menos para mí, que siendo psicóloga no caí en cuenta de que él podía llegar a cometer algo como el suicidio, peor estaba bien, se veía bien, y decía que se sentía muy feliz y contento; su vida estaba cambiando para bien, había encontrado un buen trabajo, tenía una nueva pareja con la que decía sentirse muy a gusto, su economía estaba mejorando… en fin; como por ahí se dice, “cada cabeza es un mundo”.

Trato de repasar todo como una película, como parte de superar mi duelo, y la verdad es que no lo veo como un recuerdo, sino como un mal sueño. Han pasado 15 días, y para mí es como si hubiesen pasado años, quiero pensar que mi dolor me está escondiendo esos recuerdos para no angustiarme ni pensar en lo que fue, o para no decaer. Puedo tomar la decisión de decir no quiero seguir y guardar mi luto, o puedo decidir seguir adelante y dedicarle cada kilómetro, cada dolor, mi cansancio y mi llegada a la meta a quien fuese mi ejemplo a seguir de niños, solo tengo esas dos opciones; la segunda es la mejor. Me quedo con nuestra infancia, donde todo era bueno, había pleitos como en cualquier relación de hermanos, pero aún recuerdo como para mí era impresionante todo lo que mi hermano mayor podía hacer, para mí él siempre tenía la razón, porque por ser mayor, sabia más. Recuerdo claramente que no le llamaba por su nombre, no, para mí no era Pepito, para mí era “mi hermano mayor”, le mostraba respeto.

Dejaste un hueco profundo y mi mente no quiere creer que ya no estas, mi corazón está todo apachurrado y duele. Esta vez te fuiste a un viaje muy largo y no sé cuándo nos volveremos a encontrar, esta vez no habrá fecha exacta de nuestra visita o de tu regreso. Pero soy creyente y tengo fe! Gracias por venir a mi sueño y darme ese abrazo tan fuerte que aún lo puedo sentir. Te amo, aunque hace mucho que no te lo decía.

Cada uno es dueño de su propio destino y señor de sus propias decisiones.

 

Semana 5, adios…

Cerramos la semana cinco con 24 kilómetros!

Rebase mi tope que eran 21 y di uno más puesto que el entrenamiento marcaba 23.

Sinceramente esperaba verme pujando para llegar al 21k, pero me ayudó mucho mi desayuno y una bebida energética que me regalaron, la verdad es que ni los sentí, hasta que pare, ya el lunes supe lo que era el dolor!!!

Como siempre, hubo momentos del recorrido en los que me decía, “¿quién demonios te dijo que te metieras en esto?”, “¿por qué se te ocurrió?”, “¿en qué cabeza cabe?”, entre otros pensamientos mas. Pero cuando llegas y te das cuenta de todo lo que diste, de todo lo que sudaste y dejaste en cada uno de esos kilómetros, de verdad que vale la pena.

Hoy no sé si seguiré igual de positiva conforme avancen los entrenamientos, no tengo idea si podre con todos, si me lesionare, si me voy a frustrar, en fin, es una moneda en el aire. Pero hoy sé que si quiero continuar, el día de hoy si quiero ser positiva y pensar que lo voy a lograr! Hoy digo que llegare a esos 42 así sea en rastras, llorando, despeinada, escurriendo de sudor, ojerosa y sin fuerzas tal vez, pero llegaré!

Hoy quiero creer que cambiaré mi forma de pensar, de actuar y de ver la vida, gracias a esos 42 kilómetros, que me darán pelea de la buena!

 

 

Comenzamos

Esta es mi primer entrada así que solo daré un pequeño resumen de lo que escribí en mi información.

Estoy creando este blog con la intención de ir escribiendo paso a paso mi preparación para mi primer maratón.

Desde como amanecí para entrenar, hasta como me sentí después de hacerlo. Como me siento no solo físicamente, si no también mental y emocionalmente hablando.

Este mes ha sido difícil, pero correr me ha ayudado a aminorar las tensiones. Espero que mis comentarios, sirvan para ayudar a más mujeres, quienes como yo comienzan en esto de las distancias largas, o incluso en distancias cortas, porque créanme,! para un 5k también se requiere de agallas!

Espero estar escribiendo cada miércoles sin falta.

Gracias por leerme!